Mamá nos da de comer

La trastienda de Mamá nos da de comer

 

 

La verduras de temporada

 

Atrás dejamos el verano y damos paso al otoño, y con él llegan los primeros fríos, las lluvias y los primeros resfriados. Este es el momento para hacer algunos ajustes en nuestra alimentación que ayuden a cubrir las necesidades alimenticias, calóricas y energéticas propias de esta nueva estación.

 

En este sentido, uno de los cambios va a estar relacionado con la llegada de las nuevas verduras de temporada que vamos a poder encontrar. Y es que, como bien sabemos, uno de los pilares fundamentales de nuestra dieta es el consumo diario de frutas y verduras, cinco raciones diarias favorecen una dieta equilibrada y saludable. Y la razón principal por la que no deben faltar en nuestros platos es porque son un alimento fundamental para nuestro organismo, nos aportan nutrientes, vitaminas, fibra, minerales y agua.

 

Como la OMS indica, las frutas y las verduras son componentes esenciales de una dieta saludable, y su consumo diario contribuye a la prevención de enfermedades importantes, como las cardiovasculares y algunos cánceres.

 

Durante el otoño, la variedad de verduras que podemos disfrutar es abundante, y son muchas las maneras y las recetas para prepararlas. Sus sabores y texturas varían en función de su preparado; podemos hervirlas, asarlas, hacerlas a la plancha, fritas, en brocheta, etc.

 

 

Pero, ¿qué verduras de temporada podemos encontrar en Navarra?

 

Por todos es conocido que Navarra posee una profunda tradición culinaria y unos magníficos productos con los que poder disfrutar en nuestras mesas. Una cocina rica en cuanto a variedad que cuenta con recetario tradicional. La “capital mundial de la verdura” como denominó Ferrán Adriá a la huerta de nuestra Comunidad Foral. Y es que son muchos los tipos de verdura de excelente calidad con los que contamos, algunos de ellos con denominaciones de origen y certificaciones de calidad.

 

Presentamos una breve selección de verduras de otoño junto a sus propiedades nutricionales:

 

El piquillo de Lodosa. Más conocido como el “oro rojo”, es un pimiento dulce de un color rojo intenso y pequeño tamaño, que gracias a su sabor, textura y su elaboración tradicional hace única a esta verdura. Su principal componente son los hidratos de carbono, tiene un elevado contenido de agua, apenas tiene grasas y es uno de los alimentos más ricos en vitamina C y A. Además contiene minerales como fósforo, potasio, magnesio y calcio.

 

La alcachofa de Tudela. Conocida como la “flor de la huerta” o “Blanca de Tudela”, de forma redondeada y orificio circular en la parte superior, es rica en hidratos de carbono, inulina, fibra, y de alto contenido en vitaminas B1, E y B3. También presenta potasio, magnesio, fósforo, sodio, calcio y cinarina, sustancia que tiene un efecto colerético y diurético, motivo por el que es recomendada para enfermedades de hígado y vesícula.

 

El cardo, la achicoria, la endibia, la escarola y la berenjena. Son vegetales con un ligero sabor amargo y de sabor intenso. Son ricos en minerales, favorecen la función hepática, y de la vesícula biliar, con lo que mejoran la digestión.

 

El brócoli. Calificada como la hortaliza de mayor valor nutritivo por unidad de peso, tiene un valor calórico muy bajo y una gran cantidad de vitaminas y minerales. Favorece la resistencia a las infecciones, el mantenimiento de los tejidos corporales, el desarrollo del sistema nervioso y ayuda a la prevención de prevención de diversos tipos de cáncer.

 

Las Coles de bruselas, coliflor, berza o repollo, de la familia de las crucíferas, ricas en vitaminas y minerales como el potasio, calcio y magnesio, favorecen el tránsito intestinal, el sistema nervioso y el sistema muscular.

 

La calabaza. Rica en vitaminas, minerales, ácido fólico y vitamina C, son fuente de fibra y ayudan a mejorar el tránsito intestinal.

 

Las espinacas. Ricas en fibra, destacan por su riqueza en vitaminas y minerales como el calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio, fósforo y yodo. Conocidas por su acción antioxidante, ayudan a regular el tránsito intestinal y al fortalecimiento de nuestros huesos.

 

Las setas. Las setas son los frutos por excelencia del otoño, son ricas en proteínas, vitaminas y minerales, ayudan a reforzar el sistema inmunitario.

 

Si queremos conocer más sobre las verduras de temporada podemos consultar el calendario de frutas y verduras del Ministerio de agricultura, pesca, alimentación y medio ambiente pinchando aquí.

 

 

Nuestras recetas

 

CARDO CON ALMENDRAS Y JAMÓN

 

Ingredientes para 4 personas

 

Un cardo grande
60 gr. de almendra cruda
60 gr. de jamón serrano picado
2 dientes de ajo
200 ml. de caldo de cocción del cardo o de caldo vegetal
200 ml. de leche entera
1 cucharadita colmada de harina
Aceite de oliva
Sal

 

 

Receta cardo con almendras y jamón

Preparación

 

Si se compra el cardo fresco, preparar un bol con agua abundante y el zumo de un limón. Cortar la base del cardo y desechar las hojas exteriores más duras. Pelar las demás con un pelador, eliminando las hebras duras. Cortarlos en trozos de unos 5 cm. y dejarlos en el agua con limón mientras se van pelando.

 

Poner a hervir agua abundante con sal y un chorrito de aceite. Cocer el cardo hasta que esté tierno (entre 45 min. y 1 hora). Majar las almendras en un mortero, hasta que quede molida pero no del todo (con algunos trocitos).

 

En una cazuela baja o sartén grande, dorar los ajos cortados en láminas y el jamón picado a fuego suave con un buen chorro de aceite de oliva. Añadir la harina y dejar que se haga un par de minutos.

 

Mojar con el caldo del cardo o de verduras y subir el fuego. Un par de minutos después, añadir la leche. Remover constantemente con una cuchara hasta que espese un poco. Añadir entonces el cardo y dejar que se haga a fuego suave unos 5-10 minutos.

 

Sumar por último la almendra y cocer un minuto más. La salsa tiene que quedar ligada pero no muy espesa; si lo está, añadir un poco de agua. Corregir de sal.

 

Servir en plato hondo.